¿Pero qué chorrada es esta? Que aunque estadísticamente los hombres consuman más carne, pero hacer un artículo a partir de eso y asociarlo a la masculinidad…

¿O es verdad eso? Mira yo ya no sé…

La relación es bidireccional: los hombres se reservan el privilegio de comer carne, y a la carne se le atribuyen características consideradas masculinas. La fuerza, el poder, la virilidad se asocian con la carne, así que su consumo es un símbolo de masculinidad (si te interesa este vínculo, aquí tienes unos cuantos estudios que lo desarrollan –1, 2, 3, 4, 5-). Por otra parte, como puede leer en Los hombres de verdad no comen quiche: regulación de las elecciones de expresión de género por parte de los hombres o en este otro artículo de la revista Nature, alimentos como los vegetales, la fruta o los lácteos son más bien comida “de mujeres”. | @elcomidista

300 Views