La cura estaba en el vodka ruso - Tres Ubres Dobles