15 cosas que han cambiado una barbaridad

Patines Takypod inventados por Eduard Petrini en 1910.

El primer disco duro de la historia pesaba una tonelada y era más grande que tu frigorífico

El primer gran paso lo dio IBM con el desarrollo del 305 RAMAC, acrónimo de ‘Random Access Memory Accounting System’, todo un complejo sistema informático (hablando en plata, un ordenador a lo bestia) que contenía el primer disco duro comercial de la historia.

Los primeros chalecos salvavidas (1917)

Los marineros americanos que lucharon en la Primera Guerra Mundial fueron adiestrados para atarse colchones para usarlos de salvavidas.

La calculadora

El Marchant XLA es una de las primeras calculadoras producidas en masa. Fue desarrollado por una empresa estadounidense en 1913.

Taladro portátil eléctrico

Ante todo, la facilitación del trabajo propio sirvió para el desarrollo de la primera herramienta eléctrica del mundo: en 1895 los ingeniosos empleados de FEIN combinan el taladro manual con pequeños motores eléctricos. De este modo nace la idea de una herramienta con accionamiento individual eléctrico. En 1918 se construyen los primeros prototipos, según el modelo norteamericano, con la forma de pistola usual para taladros que se utiliza actualmente.

Lavadora Thor  (1908)

Thor fue introducida en 1908 por la Hurley Machine Company (Chicago). Era una máquina de lavado de tambor con bañera galvanizada y motor eléctrico. Una patente que se emitiría el 9 de agosto de 1910.

Constituida como Hurley Electric Laundry Equipment Company, la empresa abriría instalaciones por todo el estado a partir de 1936. Thor ya copaba la publicidad de los periódicos. El éxito de Thor atrajo a más de 700 empresas y en 1928 se vendieron 913.000 lavadoras sólo en Estados Unidos.

Ver post completo

5.200 Views

William S. Burroughs: Cuando las drogas se vuelven escritura.

El forocochero Capitán Manco nos habla de William S. Burroughs, uno de los autores más importantes de la denominada Generación Beat estadounidense, y de su agitada vida con el sexo y las drogas.

William Seward Burroughs II nació en St. Louis en 1914, hijo de una familia adinerada dueños de la Burroughs Corporation, una fábrica de calculadoras. El idilio de Willy con las drogas se remonta a su más tierna infancia, ya que como él reveló, cuando tenía 2 años le fue administrada por error una dosis de adulto de morfina para combatir unos dolores, llevándolo a un colocón que recordaría toda su vida. Cuando más tarde en su adolescencia descubrió que el Opio producía una sensación análoga a una sobredosis de morfina, probar esa droga se convirtió en su obsesión, y más tarde otras tantas.

Tras una infancia entre St. Louis y un Colegio Privado en Santa Fe, donde tuvo sus primeras experiencias no homo, y se dice que fue expulsado al ser pillado consumiendo Hidrato de Cloral con un compañero, Willy fue a Harvard a realizar un grado en Artes, donde perdió su otra virginidad con una prostituta a la que visitaba a menudo. Con un Sueldo Nescafé 200 dólares mensuales de la época que le pasaban sus padres (unos 3000 dólares actualmente) y que estuvo ingresando a lo largo de 25 añazos, Willy era libre de vivir y hacer lo que le saliera de las pelotas donde quisiera sin tener que ser un esclavo del trabajo; y aprovechando esta ventaja, Burroughs no se quedó quieto en Massachusetts, ya que el dinero de su paguita le permitía realizar continuos viajes culturales a Nueva York, donde empezó a verse envuelto en el ambiente no homo clandestino de la City junto a su amigo Richard Stern.

Ver post completo

2.800 Views