violencia doméstica

Alucino pepinillos

Rish, de 59 años, fue condenada en 1988 por el secuestro y la muerte de Stephen Small, un empresario de la ciudad de Kankakee, en el estado de Illinois. Con el objetivo de obtener dinero por su rescate, el entonces novio de Rish, Daniel Edwards, enterró a Small en una caja de madera provista de un tubo para respirar, pero el empresario murió de asfixia. El hombre fue condenado a pena de muerte, pero su sentencia fue posteriormente sustituida por cadena perpetua, recuerda Chicago Tribune.

Aunque la mujer había recogido a Edwards del lugar de los hechos en su coche, aseguró que en aquel entonces no tenía conocimiento del plan de su novio. «No participé voluntariamente en este crimen que se cobró la vida de Stephen Small», dijo Rish. «No obstante, asumo la responsabilidad de mis acciones», agregó.

En 2017, Rish presentó una petición en la que solicitaba una nueva audiencia gracias a una reciente ley que permite impugnar un veredicto si el acusado puede demostrar que fue víctima de violencia doméstica en aquel tiempo, si bien las pruebas no fueron presentadas en la audiencia original. | @actualidad

Oye pues no dibujan mal :)

Arriba: ‘La tristeza’, dibujo de una niña de 11 años.

El espacio Bizkaia Aretoa de la UPV/EHU en Bilbo acoge una muestra de 60 dibujos creados por hijos e hijas de víctimas de violencia machista, que «hablan» muchos de ellos del «miedo» en estos menores consecuencia de las situaciones del maltrato vividas.

«Cuando me voy a la cama es como si el miedo me estuviera intentando asustar y me tengo que tranquilizar». Así lo cuenta de manera expresa el texto que acompaña a uno de los dibujos de la exposición, realizado por una niña de 7 años. | @naiz

Extra: Asco de ser… Y una pena que algunas mujeres con los medios que se tienen y en el siglo que vivimos hoy en día aún no puedan defenderse de esa escoria humana.

He sufrido tanto que no sé por dónde empezar, no recuerdo todo lo que me ha hecho«, reconocía la víctima en el juicio contra su exmarido, quien se enfrenta a una pena de hasta 35 años de prisión por numerosos delitos violentos contra ella y sus cuatro hijos, menores de edad. La Fiscalía le acusa de dos agresiones sexuales, cinco delitos de violencia machista, otros cuatro de violencia en el ámbito familiar -por los malos tratos a los pequeños-, así como amenazas, injurias y violencia habitual.

Por su parte, el procesado negó en el juicio celebrado ayer en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Valencia todos los cargos y atribuye la denuncia al hecho de que él fuera quien quisiera romper la relación porque tenía una nueva pareja y que su mujer no aceptaba la ruptura. «Me amenazaba con llevarse a los niños», alegó. | @laopiniondemurcia

Los mejores chollos en Chollometro

Sale rentable

Una gijonesa tendrá que pagar 1.000 euros de indemnización a su marido por un delito de acusación y denuncia falsa después de denunciar hasta en seis ocasiones a su pareja de maltrato. La mujer, de 42 años, anunció en varios medios de comunicación que su marido la seguía a todos lados y que la quería matar. Estaba, decía, angustiada y aterrorizada. Tanto es así que, durante este tiempo, ha estado cobrando como víctima de violencia de género.

Maltrato doméstico

Su marido, de hecho, llegó a ser condenado en octubre de 2016 por dos delitos de maltrato doméstico en el Juzgado de Violencia contra la Mujer de Gijón. Tuvo que realizar 50 días de trabajo en beneficio de la comunicad y se le prohibió acercarse a menos de 50 metros de la que era su mujer (todavía siguen casados). También le obligaron a no comunicarse durante 16 meses con ella. La condena terminaba el 27 de mayo de 2019.

Pero ese no fue nada más que el principio. Tras la sentencia, el hombre fue denunciado hasta en seis ocasiones. La gijonesa llegó a acudir a los medios de comunicación para denunciar su situación de maltrato. Según ella, su expareja la seguía a todas partes y siempre la miraba de manera desafiante. También llegó a asegurar que en su persiana habían aparecido huevos, colillas y botellas rotas. Sin embargo, el caso fue archivado en enero de 2017.

Noticia ElEspañol