Un eslogan que en sudeikilan suena regular - Tres Ubres Dobles