Un pescador ruso borracho decidió acariciar un oso y... bueno, mejor lo veis - Tres Ubres Dobles