Adiós Spitzer - Tres Ubres Dobles

Adiós Spitzer

El telescopio espacial Spitzer ha sido desconectado por la NASA tras 16 años de actividad, dejando un valioso y extenso legado

El telescopio espacial Spitzer exploró el universo durante 16 años. En ese tiempo captó con precisión lo que el ojo humano no puede ver. Gracias a su capacidad para detectar la luz infrarroja descubrió objetos demasiado fríos para emitir luz visible, galaxias, estrellas distantes y exoplanetas. Este jueves se jubila dejando tras de sí una gran cantidad de información. @cnn

La Gran Nube de Magallanes

La Gran Nube de Magallanes, (LMC por sus siglas en inglés, Large Magellanic Cloud), es uno de nuestros vecinos galácticos más cercanos, a sólo 163.000 años luz de la Tierra. Junto con su hermana, la Pequeña Nube de Magallanes, es una de las galaxias enanas satélite más cercanas a la Vía Láctea.

La Nebulosa Fantasma de Júpiter

La estrella que hay en el centro de la nebulosa (sería la pupila del ojo), tras una tremenda explosión, expulsó su corteza produciendo una gran nube de hidrógeno que se expande a una velocidad de 20 kilómetros por segundo. La estrella tiene una magnitud de 11,4 y su temperatura es muy alta, en torno a 60.000 K

Una nueva vista a la Nebulosa de la Tarántula

Los tres grandes observatorios de la NASA, Chandra, Hubble y Spitzer, todos contribuyeron a esta imagen de la Nebulosa de la Tarántula, más formalmente conocida como 30 Doradus. Los esfuerzos de Spitzer se pueden ver en las partes rojizas de la imagen, que representan “gases fríos y polvos que tienen burbujas gigantes talladas en ellos”. La nebulosa recibe su apodo de sus filamentos de araña.

Revelando el Centro de la Vía Láctea

Spitzer y Hubble se unieron para crear esta imagen infrarroja compuesta del centro lleno de estrellas de la Vía Láctea. “El núcleo galáctico se oscurece en la luz visible al intervenir las nubes de polvo, pero la luz infrarroja penetra en el polvo”.

Las maravillas de Eta Carinae

La estrella Eta Carinae brilla en el centro de esta foto. La estrella es 100 veces más masiva que nuestro Sol y 1 millón de veces más brillante, dice la NASA.

La desaparición de la Nebulosa de América del Norte

Nebulosa Norteamérica, o NGC 7000, en la constelación de Cygnus. En imágenes antiguas su forma parecía la de América del Norte, con técnicas fotográficas posteriores, su silueta se fue difuminando. Telescopio Espacial Spitzer.

 La Nebulosa de Orión

Se conoce como la Nebulosa de Orión, también llamada Messier 42, M42 o NGC-1976, a una de las nebulosas más brillantes que existen en el firmamento observable desde la Tierra, ubicada justo en la constelación de Orión, a unos 1270 a 1276 años luz de nuestro planeta. Posee un diámetro de 24 años luz y es uno de los objetos astronómicos más estudiados y fotografiados de todos los tiempos, visible a simple vista en algunas regiones del planeta.

Nube cósmica

Esta nube cósmica se encuentra en la Nebulosa de Orión a una distancia de 1,500 años luz de la Tierra. El Telescopio Espacial Spitzer de la NASA nos regaló esta imagen psicodélica de colores falsos que te gustaría tener en casa impresa en una camiseta teñida y que se anuda en la cintura.

“El verde indica hidrógeno y gas azufre en la nebulosa, que es un capullo de gas y polvo. El rojo y el naranja indican moléculas ricas en carbono. Las estrellas infantiles aparecen como puntos amarillos incrustados en la nebulosa”.

 La estrella gigante Zeta Ophiuchi

La estrella Zeta Ophiuchi es más brillante y masiva que nuestro Sol.

El Cúmulo Pandora

Esta formación tiene una gravedad tan intensa que provoca el efecto de «lente gravitacional», en el cual el espacio-tiempo se curva y los rayos de luz distorsionan el fondo como si hubiera una lente delante de la imagen.

La nebulosa de la araña

Esta nebulosa alberga muchos grupos de estrellas jóvenes.

Molinete

En esta imagen puedes apreciar por qué la galaxia Messier 101 se ganó el mote de Pinwheel o molinete.

Galaxias colisionantes

Los tres grandes observatorios de la NASA, Chandra, Hubble y Spitzer, trabajaron en esta imagen que muestra dos galaxias colisionando. Estas son conocidas como las galaxias Antenas debido a los “brazos” largos que se ven en las imágenes del gran angular.

“La colisión, que comenzó hace más de 100 millones de años y todavía está ocurriendo, ha desencadenado la formación de millones de estrellas en nubes de polvo y gas en las galaxias”, dice la NASA.

Ojos de galaxia

Estas galaxias parecen estar haciéndole ‘ojitos’ al Telescopio Espacial Spitzer en esta imagen que parece una máscara cósmica. Los “ojos” son los núcleos de dos galaxias fusionadas rodeadas por brazos espirales. Esta imagen de falso color utilizó datos de Spitzer y Hubble. Las galaxias están ubicadas a 140 millones de años luz de distancia.

Nebulosa de la Peonia

Podemos ver la segunda estrella más brillante de nuestra galaxia de estrellas en esta imagen del Telescopio Espacial Spitzer de la Nebulosa de la Peonia, ubicada en la región central de la Vía Láctea. No es tan brillante como una estrella conocida como Eta Carina, pero es bastante ardiente. La NASA dice que brilla con una luz equivalente a 3.2 millones de soles.

Remanente de supernova

Los observatorios espaciales Spitzer y Chandra de la NASA y el observatorio de Calar Alto en España, colaboraron en esta imagen brillante de un remanente de supernova usando rayos X e infrarrojos. La agencia espacial describe al remanente como “una nube ardiente y caliente de escombros en expansión”

Nebulosa de la Flama

El telescopio Spitzer de la NASA contribuyó a crear esta vista evocadora de la Nebulosa de la Flama. La vista compuesta combina imágenes y datos del Observatorio Chandra X-ray y el Spitzer.

La nebulosa se llama NGC 2024. La NASA destaca que “las estrellas en el centro de la NGC 2024 tenían aproximadamente 200,000 años, mientras que las de las afueras tenían aproximadamente 1.5 millones de años”.

Nebulosa Helix

El telescopio Spitzer de la NASA captó este fabuloso aspecto infrarrojo de la Nebulosa Helix. La NASA dijo que tenía “colores vivos y una extraña semejanza con un ojo gigante”. Se puede encontrar en la constelación de Acuario y se clasifica como una nebulosa planetaria.

“La luz infrarroja de las capas gaseosas externas está representada en azules y verdes. La capa enana blanca se ve como un pequeño punto blanco en el centro de la imagen. El color rojo en el medio del ojo denota las capas finales de gas que explotó cuando la estrella murió “.

Pingüino con galaxia de huevo

Spitzer se asoció con el telescopio espacial Hubble para esta vista de las galaxias Arp 142, que se asemejan a un pingüino vigilante mirando por encima de un huevo. Puedes ver cómo se ganaron el adorable apodo “Pingüino y su huevo”.

Cabeza de Chango

Cuando se ve a través de luz visible, esta nebulosa se asemeja a la cabeza de un chango, dándole el apodo de “Cabeza de Chango”. Esas características no son tan obvias en esta vista infrarroja del Telescopio Espacial Spitzer de la región de formación estelar, formalmente conocida como NGC 2174.

Nebulosa del Cangrejo

Hubble puede llamar mucho la atención, pero el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA ha estado desentrañando los misterios del cosmos desde su lanzamiento el 25 de agosto de 2003. El telescopio llega al final de su misión el 30 de enero, ocasión perfecta para voltear la vista atrás y ver algunas de las imágenes infrarrojas más espectaculares que ha tomado el telescopio de nuestro universo salvaje.

La NASA lanzó esta nueva imagen de la Nebulosa del Cangrejo en 2017. La imagen requirió los esfuerzos combinados de cinco telescopios diferentes, incluidos Spitzer y Hubble. La combinación de datos e imágenes nos da una vista deslumbrante de una fascinante nebulosa.

Fuentes: @cnet | @concepto |@abc | @xataka

 

0 Views