Antes solíamos escuchar a los políticos y reírnos de los cómicos, ahora es al revés - Tres Ubres Dobles